Una historia entrañable y futurista en un anuncio publicitario de esos a los que los del mundillo prefieren llamar «películas».

La música es de Morning Phase, de Beck.

# Enlace Permanente

Advertisements