Esperar no es una actividad sino todo lo contrario, así que el aburrimiento es inherente a ella. Esperar en un semáforo es todavía peor porque te sorprendes mirando con odio a un conjunto de luces rojas que forman una inocente Continue reading.

Advertisements